sábado, 24 de diciembre de 2011

Brindo…


Por lo  mágico de los  encuentros y por la magia que encuentra;

Por los pasos dados, el camino recorrido y el andar  compartido;

Por las batallas, no todas ganadas, pero siempre peleadas;

Por las revoluciones cotidianas y por las otras -las grandes-,  por las cuales nos levantamos día a día;  

Por la amargura y la indignación que nos genera lo injusto, porque significa que todavía sentimos y vivimos los ideales…

Por las palabras precisas, el silencio necesario y el intercambio ineludible para seguir siendo;

Por las “gentes” que están, por las que llegan, por las que se van, por las que pasan y, sobretodo, por las que se vuelven imprescindibles.

Por los amores, los desamores, las alegrías y los dolores;

Por las heridas, las cicatrices, las marcas…  las que obligan a reencontrase y reconocerse para curarse…y salvarse.

Por las decepciones…porque implica que seguimos confiando;

Por los aciertos, por los desaciertos, por seguir intentando…

Por los logros, los proyectos pendientes; Por los delirios,  las utopías…

Por esas miradas que no permiten perderse…por perderse porque es necesario encontrarse;

Por los “gestos nobles”, por los abrazos...esos que llegan al  alma;

Por la mano tendida, las sonrisas regaladas y la felicidad que se disfraza de instantes…


Por vos, por mí, por “más” nosotros…porque podemos brindar y brindar(nos).



“…Y supieron mirar a los otros que los miran mirar.
Y todas las miradas aprendieron los primeros hombres y mujeres. Y la más importante que aprendieron es la mirada que se mira a sí misma y se sabe y se conoce, la mirada que se mira a sí misma mirando y mirándose, que mira caminos y mira mañanas, que no se han nacido todavía, caminos aún por andarse y madrugadas… por parirse.”

(“La historia de las miradas”, Subcomandante Marcos)




2 comentarios:

Alice in Borderland... dijo...

Yo brindo por vos...

Salud!

SIL ♥ dijo...

Por un 2012 cargado de historias, canciones y vida vivida.

Se la quiere, mucho.

De re-comienzos…

(…Y caminos) -A veces la indignación es un sendero de migas de pan para volver al camino, ¿no? -Sí, quizás sean el camino mismo....