viernes, 31 de diciembre de 2010

Se va, (casi) que se fue...


Otro diciembre que llega, arrasa, ahoga y se va… (y con él, un año más…)

Otro diciembre que reencuentra, que reinicia, que comparte, que abraza, que renueva y se va (y también se queda…)

Balances que sin buscarlos nos encuentran, responsabilidades que se hacen sentir y a veces pesan, deberes cumplidos, metas alcanzadas, proyectos pendientes, energías que se buscan, ganas que luchan por renovarse, convicciones que se sostienen y se rearfirman aun (o con más firmeza) en estos diciembres…

Un vaivén de sentires y aprendizajes…un transitar cargado de ”instantes”, “gentes” que hacen que la vida se resignifique y revalorice a diario…
…son esos otros que se vuelven imprescindibles, esencialmente, cuando el cansancio debilita el alma, cuando cuesta sostener el equilibrio, cuando parece que no queda nada, cuando se siente el monstruoso y desafiante diciembre...(como si se pudiera responsabilizar- culpar a un mes de algo…)

Y una frase que resuena fuertemente en estos días “hay que reinventarse cada día”…

Y quizás de eso se trata…de reinventar, de recrear; de rehacer, hacer, construir y deconstruir; de soñar, de buscar, de procurar lograr; de encontrar, de hallar, de intentar hasta concretar; de seguir, de recomenzar una y otra vez, de querer poder aun cuando se cree que no se puede; de aprender, de equivocarse y de aprehender… y fundamentalmente, de reconocerse con y desde el otro, con ese otro con quien uno des-cubre que diciembre es solo una circunstancia más del camino a andar…

Y entonces, solo entonces, uno se da cuenta que aun en las peores de las tormentas, en los dolores más dolorosos, en los pasos más duros, nada es tan así, si uno tiene la certeza de contar con alguien, cuando ni contar se puede…



Y entonces, solo entonces, diciembre pasa a ser la oportunidad para agradecer una vez más, a aquellos que hacen que la cotidianeidad se vuelva mágica y una celebración diaria.



Un diciembre entonces, que termina con la alegría y la satisfacción de haber compartido y andado el camino...un diciembre que pretende teñirse de esperanzadas certezas, que aun es posible

Un diciembre, que “reza” una y otra vez… ”Habrá que creer, en alguien o en algo... tal vez”.



(Y yo sigo creyendo...y con  convicciones, que son  algo más que fe...)

(Por por los otros, por nosotros, por mí...)

¡¡Feliz año nuevo ☺!!







jueves, 9 de diciembre de 2010

De lugares...de espacios...


Espacios que dejan de ser tales para volver a ser lugares…

Lugares que pretenden constituirse en espacios…


Espacios que juegan de escenarios…

Escenarios que se arman y desarman con la misma turbulencia e intensidad con la que son vividos…


Espacios, que aun siendo escenarios, sólo tienen de físico un marco…


Un marco tan subjetivo y efímero, como quien lo habita y constituye como tal…


Espacios que tan solo son, por quienes lo habitan…


Y un “habitar” que se tiñe de vida vivida…de instantes y “gentes” …




Con la satisfacción de haber podido…


…con la incertidumbre y las ganas de recomenzar…



En eso estamos (estoy)…


…pretendiendo transformar un nuevo lugar en mí espacio…





(Y va queriendo ☺…)




miércoles, 17 de noviembre de 2010

De poderes y ternura...


“Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes.
Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo”.

El Principito, Antoine de Saint-Exupéry.






Ahí estaba él, jugando con sus poderes…transformando una escobita en espada, apagando y prendiendo las luces…riendo, gritando, charlando…

Y en un momento, entre su espada y sus poderes, no paraba de saltar, saltaba y saltaba como queriendo atrapar algo del aire… y después de un rato largo de no poder lograr lo que quería, me dijo:



-“Cuando sea más alto… voy a atrapar la luna…y te la voy a regalar”



(Como si él supiera que la luna para mí, es una de las cosas más hermosas…)



-Y yo,  no tuve que decir…casi casi que me morí de ternura..



Será ...que hay que seguir creciendo para poder así, "atrapar la luna"...
Será que no hay que perder la ternura y las ganas de alcanzar lo inmensamente hermoso
(más aun, cuando se crece)...
Será quizás, una cuestión de aprender justamente,  de aquellos a quienes pretendemos "domesticar"...



(mientras tanto...espero mi luna ☺)




lunes, 4 de octubre de 2010

Una plegaria...


"...Has venido a recordarnos que no es tan malo crecer..."
Ismael Serrano 



-Me pidieron el parentesco en la recepción…

-Les dijiste que eras mi hermana… ¿no?


Y sí…la amistad tiene mucho de hermandad. Y ella es mi hermana. Esa hermana que elegí para compartir el camino y que el camino me ha regalado. Un camino que comenzó a marcarse por “un andar a la par” que hizo que compartiéramos huellas, alegrías, tristezas, dolores, carcajadas y tantas de “aquellas pequeñas cosas”…

Alguna vez escuchamos en algún teórico hablar de células espejo, bastó entonces con mirarnos y sonreírnos para reconocernos como tales…para sabernos “jodidamente” así…por esas cosas de reciprocidad y otras tantas.

Y como si eso fuera poco, me regaló un pedacito de su alma…me concedió el honor de ser “tía”... Y yo no tengo más que agradecer…agradecer una y otra vez...

Pero (pareciera que siempre hay un pero..), la peque es muy chiquita, inmensamente chiquitita…y tiene que poder crecer… seguir creciendo...para que así, su mamá pueda tenerla en sus brazos, pueda abrazarla por primera vez…para que pronto  sean  tres en casa…aunque hoy, desafortunadamente, sean sólo dos los que “vuelvan”…


Y a mí no me queda más que una plegaria… una plegaria por la beba, por su mamá, por la nueva familia…por y con  la convicción de que es sólo una cuestión de tiempo
...Una plegaria para que ella, mi "Amiguis",  recupere la mirada tranquila, para que pueda disfrutar plenamente de la felicidad que implica este momento para su vida, para que las lágrimas que la inundan sean sólo de felicidad…

Habrá que esperar, habrá que creer, habrá que confiar… habrá que aferrarse a la certeza de que La Peque, -como digna hija de su madre, va  a poder.  

(Yo sé que sí...☺)




No es miércoles, pero bien vale escuchar esta canción, la que “anima” desde hace varios años nuestras mañanas laborales compartidas.
Hoy va para y por ella ☺ 

martes, 21 de septiembre de 2010

☺Feliz primavera☺


Aunque llegue con manto gris y con un tímido intento del sol por salir…la primavera tiene ese nosé que, que la vuelve mágica.


Tan mágica, que pareciera una estación especial…aunque quizás no sea por la estación misma, sino por las asociaciones que uno pueda hacer con ella.


Tal vez por aquello de que “podrán cortar las flores…”, o por la certeza de que siempre…todo vuelve a florecer.


Una primavera que permite soñar con “aquellas primaveras que no llegan”…


Una nueva oportunidad, quizás,  para renovar las ganas, las convicciones, las esperanzas que aunque pareciera que nada queda…siempre “nace una flor…”.

Y quizás se trate de saber mirar, sembrar, creer…buscar y hacer, para asi esperar "los frutos"...¿no?






Y serán tiempos entonces, de y para respirar primaveras...y seguir intentando, a pesar de todo y todos, florecer siempre...



Muy pero muy...¡¡FELIZ PRIMAVERA!! :)





martes, 7 de septiembre de 2010

El mar...


"...escucha como un sordo
es insensible como un dios
y sobrevive a los sobrevivientes.
Nunca sabré que espero de él
ni que conjuro deja en mis tobillos
pero cuando estos ojos se hartan de baldosas
y esperan entre el llano y las colinas
o en calles que se cierran en más calles
entonces sí me siento náufrago
y sólo el mar puede
salvarme."
                                     Mario Benedetti.



...Hay ratos en los que  el mar nos salva; 

Hay otros...en los que incluso los miedos... nos rescatan del naufragio;

Y hay muchos, en los que  los lazos - los reencuentros,  son los que nos permiten ser  algo  más que sobrevivientes...aunque a veces ser,   implique mucho de sobrevivencia...  




(Y entre mar, ratos, lazos y sobrevivencia...vamos y  andamos...
...aunque sean tiempos de poco tiempo y muchas  corridas...)

  

miércoles, 18 de agosto de 2010

A cuento de nada…


O tal vez de “la nada” de algunas de las historias contadas y compartidas…
(...de aquello que se sucede entre el "todo" y la "nada"...)



Cuando el todo se vuelve nada y “la nada” es ni siquiera algo en ese todo…
Cuando lo absurdo se disfraza de omnipotencia y en su afán de ser, -entre absurdo y necesario-, pretende detener el tiempo, sujetar el viento, atar la libertad…
Cuando lo naturalmente inevitable y esperable, se sucede…
Cuando lo inesperable sacude a la misma incertidumbre cotidiana…
Cuando todo en la nada se sucede…


...¿Qué nos queda?...


Quizás... entre tantas, la mejor opción, sea la posibilidad de renacer una y otra vez
¿Acaso la sensación de muerte, el sentirse morir…no es una forma de saberse vivo?.

Y habrá que volver entonces, a aquellos lugares… esos que nos reencuentran con lo que fuimos, lo que quisimos ser y lo que somos;
Y habrá que volverse niño y mirar desde lo simple lo complejo, creer que lo complejo alguna vez, resultará simple y sencillo… o no tanto (y quizás sea mejor así), pero realmente posible… 
Y habrá que volver a las pequeñas cosas, esas que nos roban sonrisas y regalan alegría…
Y quizás así, el cansancio, ese que no se cura con dormir, empiece a sanarse…
Y tal vez así, revivan esas llamitas, esas que marcan a fuego y con fuego el andar


Y quizás resulte, que resurjan las ganas… esas de alzar el vuelo una y otra vez, y cada vez más alto…


…Como cuando uno remonta un barrilete, intentando a pesar de todo, sostenerlo en alto…siempre.

(¡y quizás se sientan   ESAS ganas...como las  de remontar un barrilete!)




“Camino y no me paro, por si acaso se estrecha el camino,
Camino hacia delante, el pasado ya es algo que ha sido
y sigo, para sentirme despierto”.


miércoles, 14 de julio de 2010

De paso en paso...


“…Aprendí de vivir,
de borrar, de escribir
de tocar el cielo y de caer
con ganas de volver.

Aprendí de llorar
de reír, de soñar
de ir al fin del mundo y regresar
con ganas de volar…”



Y aprendo…


De y con quiénes comparto el camino;

De escuchar, de decir y sobretodo, de compartir;

De las risas y miradas compartidas, de los instantes y las ”gentes” que llenan mi vida;

De los pasos dados, de los que implicaron certezas y de aquellos que fueron desafiando las incertidumbres;

De intentar y lograr, y de intentar y tener que seguir intentando;

De las amarguras y decepciones, de las alegrías y emociones;

De las ausencias y las presencias; de las pérdidas y de los hallazgos;

De las metas alcanzadas y de los proyectos a concretar;

De seguir andando, a pesar de todo, e incluso de mí misma;

De lo que fui, lo que soy y de lo que pretendo ser…


De todo y todos, aprendo, aprendí y sigo aprendiendo




Y por todo lo que queda por aprender, por recorrer, hacer y vivir…

Agradezco, brindo, y festejo…


Y sobretodo hoy... =)


domingo, 20 de junio de 2010

De miradas que dibujan continuidades…


Entre mundos reales y ficticios que se funden y confunden….
Ficciones que se vivencian como reales; realidades que pretenden ser vividas como ficciones...
Despedidas que encuentran, encuentros que despiden…
Y la vida que busca y encuentra, mientras juega a sucederse…
Entre mundos reales y ficticios que se funden y confunden….




-“Ya he visto esa mirada”, le dijo a Alicia, el amigo de su padre…



Y ella sonrió.




-“Tenés su misma mirada…” dijo, “con los ojitos llenos de ayer”, el amigo de su padre…

Y ella, que tanto había esperado ese encuentro, que tantas preguntas tenía…sólo pudo sonreír…




Continuidades, rupturas, continuidades.

Y siempre la misma pregunta…


¿Qué es lo que perdura, que es lo que queda…algo queda?


…Y las respuestas que se manifiestan de todas las maneras posibles, como si la vida se empeñara en dar cuenta de que “nada se pierde, todo se transforma”.



…y se transforma, trasciende lo naturalmente previsto, establecido, sabido…

Miradas que abrazan, que se propagan, que permiten encontrar continuidades inmortales

Miradas que conjugan presente - pasado - futuro…
…Un pasado que se forja en presente, un presente colmado de futuro… Un futuro pretendidamente más dilucidado y deliberado que azaroso.

Miradas que encuentran a extraños conocidos…desconocidos que extrañan por saberse conocidos, unidos, vinculados… enlazados en la búsqueda de las huellas, los dibujos, los trazos que casi mágicamente marcan los lazos que se reconocen desde las rupturas, en continuidades

…Y es ese vínculo el que vuelve inmortal lo mortal, es ese que reconoce las continuidades desde las miradas, ese que se emociona y abraza con la calidez de lo eterno y querido…
Es ese vínculo el que mira


Continuidades, rupturas, continuidades.

Y sonrío una y otra vez, con la certeza de que algo queda

Y es la mirada de tu amigo –que mira como si estuviese viendo con tus ojos- la que ve en mi mirada, la tuya; y es a través de su mirada, que se encuentra con la mía, la que me permite reconocerte en mí…


Y vuelvo a sonreír, con la certeza de que algo queda…

Y los miro, me miro, disfruto del encuentro de las miradas de tu hijo y de tu nieto, y veo en esos ojos sonriendo, la esencia misma de las continuidades…y sonrío una vez más, y nos miro...

Y vuelvo a sonreír con la certeza de que algo queda…nosotros quedamos…y nuestras vidas que juegan a sucederse, mientras nosotros jugamos a vivirlas…



Continuidades, rupturas, continuidades.


Y sí.. “…la muerte prueba, que la vida existe…”


viernes, 28 de mayo de 2010

En voz alta...



(... pensando en voz alta...sólo eso)


“Yo me acostumbré a no poder tener…son cosas de la vida, él tendrá que acostumbrarse también a que no se  puede…” 
(decía una mujer en relación a su hijo de 13 años, que pedía una pelota para jugar al fútbol y se “enfurecía” por no poder tenerla…)


Y no, no son cosas de la vida, son manifestaciones de desigualdades sociales…que vulneran, que limitan, que excluyen, que fragmentan, que duelen
…que duelen casi tanto como el “acostumbramiento” como estrategia de sobrevivencia…como la aceptación de una sobreviviencia determinada por las buenas o malas pasadas de la suerte…y la resignación canalizada en  aprender... “aprender a no poder tener”…


Y pienso y repienso la forma, el modo, la estrategia  que logre constituir  el reconocimiento de esas vulneraciones y vulnerabilidades, en motor de acción, en ansias de  transformación, en aires de revolución




…Y necesito  creer que es posible…
... pensar y dilucidar esas posibilidades…
Procurando “ser realista, soñando lo imposible”






lunes, 17 de mayo de 2010

¿Reino del revés?


Que la realidad es compleja y  que para su comprensión  se requiere de análisis integrales, profundos y fundados que traspasen el fenómeno para acercarse y/o conocer  la esencia,  no es novedad…

Que la capacidad de asombro se renueva frente a los diferentes hechos y  diversas circunstancias que vivimos, es algo casi cotidiano (o debería serlo, si buscamos evitar la naturalización de determinadas situaciones)…

Pero si hay algo que me cuesta comprender, y más aun en el contexto actual,  es lo que ví y escuché  en estos últimos días, respecto a la situación de una niña- adolescente de 14 años, que fue abusada por tres adultos

…Una marcha a favor de los abusadores; testimonios de vecinos que culpabilizan a la niña por “ser rapidita”; dichos de una autoridad como  un intendente sosteniendo que “la chica tiene conductas precoces y tiene problemas que deberían ser tratados por un profesional”, son,  como otras tantas, manifestaciones que no hacen más que reproducir y legitimar situaciones de  violencia.

En este sentido, los debates mediáticos centrados en pareces y sentires, tomando  como eje de discusión,  si hubo o no consentimiento por parte de la nena…son modos (perversos) de  pretender “justificar” y “validar” no sólo el abuso sexual infantil, sino también  la violencia de género; son interpretaciones  que  culpabilizan y responsabilizan a una víctima de su padecimiento.

Así,   seguimos invisibilizando injusticias, vulneraciones, violaciones; como también continuamos atribuyendo, responsabilidades y deberes que les corresponden a los adultos, a niños/as – adolescentes… después encontramos discursos con aparente preocupación por la situación de la juventud “que está perdida”… y sí, con prácticas como éstas, ya sea por acción, omisión o complicidad,  somos nosotros quiénes los estamos perdiendo…

Si ya es sumamente complejo trabajar con toda persona víctima de una situación de violencia para que resignifique la situación,  y pueda reconocerse como víctima y no como culpable, muy difícil con niños/as y adolescentes (por las consecuencias que implica en su desarrollo y crecimiento);   si a eso, le sumamos estas acciones que “defienden” (y públicamente)  a los victimarios, lejos estamos de  contribuir a legitimar la importancia de denunciar estas situaciones, como de garantizar y hacer valer los derechos de los niños/as como tales, y que sean algo más que un simple y bonito enunciado



lunes, 3 de mayo de 2010

De soñadores que despiertan sueños…




“El hombre vino del mar.
Piel oscura, ojos pequeños,
las manos llenas de sombras,
las sombras llenas de sueños.”
J. M. Serrat


Hay quienes esperan sueños…hay otros, que se animan a salir a buscarlos… y hay también  unos tantos (o pocos quizás) que dan la vida en y por alcanzarlos…

Hay quiénes simplemente anhelan soñar, como también quienes con capacidad de soñar, ansían- desean creer en los sueños…

Hay quienes cuando hablan de sueños, lo hacen desde proyectos, ideales, utopías que permitan hacer – construir “realidades soñadas” en posibles,  practicables, factibles…

Hay quienes viven y reviven por esos sueños…son los que siguen resistiendo, insistiendo, recordando, haciendo… son de “los nuestros”…

Son quienes “sueñan despiertos”, porque saben los riesgos y la atención que implica avanzar hacia los sueños; porque saben de  dificultades y obstáculos que hay que afrontar y enfrentar en el “mientras tanto”; porque conocen de escenarios complejos y obstinados; porque sufrieron  luchas de poder que preponderaron los intereses personales por encima de los colectivos; porque resistieron a mecanismos perversos e inteligencias siniestras en función de objetivos nefastos; porque se atrevieron a descubrir a personas que se disfrazaban de seres auténticos, admirables, coherentes, responsables, leales, íntegros…


Son los soñadores que despiertan sueños…y despiertan a otros tantos

…Son los  que pelean, que no desisten sino que insisten, que emplean el cansancio como motor para seguir andando; que sufren, se indignan, se enojan y aun así, pensando en “esos otros” sostienen el ritmo, el paso, el movimiento…la lucha.

…Son aquellos que transitan por acá, por allá…y se vuelven pesadillas para algunos pero imprescindibles para otros…

Esos soñadores son los que siguen eligiendo estar del lado correcto a pesar de todo y todos, porque aun con la certeza de posibles  “derrotas”…siguen avanzando, porque saben (son sabios) que nunca una derrota es tal, si ha implicado la victoria de seguir el paso que dicta  la coherencia entre el decir, el pensar y el hacer

…y por ello, por los “otros”, por nosotros, por lo que es y por lo que vendrá, siempre vale la pena…



“Me preguntaba si aún habrían otros,
Como nosotros, como yo,
Aún resistiendo, aún sin rendirse,
Aún recordando, como yo, como yo”.
Ruben Blades







viernes, 26 de marzo de 2010

De “esas cosas”…




Encuentros que reencuentran…
Imágenes que vuelven
Frases que resuenan…


…Y el tiempo… “el  implacable”, pareciera detenerse en determinados momentos, instantes, escenas…
Y  los recuerdos, aun “guardados”, se hacen presentes…
…E inevitablemente se reviven aquellas sensaciones encontradas, entre “calambres en el alma” y “lecciones de vida”…


…Y un  “Hola, Seño” después de  10 años… fue casi demasiado…  


Volví  entonces a ese barrio,  a ese apoyo escolar…me “re-encontré” en ese espacio…y en eso, fue ineludible recordarlas  a ellas…a Magui y Rosita… y las ví una vez más, corriendo y sonriendo como llegaban cada sábado,  con la misma alegría con las que yo las esperaba…

Corriendo quizás al encuentro, o tal vez huyendo (por un rato al menos), de un contexto caracterizado por necesidades insatisfechas,  luchas despiadadas por la sobrevivencia diaria,  violencia que se volvía  cotidiana…

Así también,  tuve que recordar aquel llamado

…Y sentí el mismo escalofrío en el cuerpo, la misma bronca, esa indignación que interpela y moviliza… esa sensación de vacío y ahogo  que generan las pérdidas…y más aun, aquellas que envuelven la terrible certeza de que podrían haberse evitado…y “lo poco que es mucho al lado de la nada” que no vale ni como consuelo…


Y el silencio, como en ese instante, me sostuvo otra vez… No pude decir nada, solo procuré aferrarme al poco oxígeno que sentía en el cuerpo…¿cómo y qué  responder?...me estaban diciendo, estaba escuchando, que en un “accidente”…habían matado a una de mis nenas…


Fue una de las pocas noches en las que no pude conciliar el sueño, una de las primeras veces en las que sentí dolor por una situación que excedía “lo personal”…quizás fue la primera vez, que viví en  cuerpo y alma lo injusto, que sentí la imperiosa necesidad de encontrar respuestas, la desesperación que desgarra… ésa que genera la impotencia…el desgano, la tristeza…

Sin embargo, había que seguir…Rosita nos seguía esperando…teníamos que contener a esta nena que con sus 7 años, había perdido a su hermanita de 5 años…

 Y recordé aquel encuentro, el calor de ese abrazo y la única pregunta que me hizo:    

-“Mientras Magui descansa, ¿vamos a seguir jugando?"

Pareciera una simple pregunta…sin embargo, para mí fue un imperativo…no podía permitirme  abandonar el juego

Tal vez ella no recuerde lo que dijo, ni siquiera sepa que significó para mí (como para otros tantos)…pero fue ella, con sus 7 añitos, quién “me dio una de las lecciones más importantes para la vida”, me enseñó a no dejar de querer jugar nunca…y menos aun, cuando hay otros tantos que “han sido obligados a descansar”.




lunes, 8 de marzo de 2010

De locuras (y no tanto...)


“…Un poquitito de locura
piden las almas que no caben en la piel
un freno loco a la cordura
la de estos años de tremenda estupidez…”
Arbolito


Tantas veces se habla de la locura como algo “peligroso”, “algo a temer”… sin embargo, tal vez lo realmente riesgoso, sea vivir con “extrema y absoluta” cordura…

Una locura que es concebida como enfermedad – patología – estigma – condena… y quizás no sea nada de ello, sino el producto de una trayectoria de omisiones, dolores, vulneraciones, padecimientos…que no se “cura” ni “remedia” con medicación, ni encierro…

La locura, como un estado que devela la posibilidad de “mundos diferentes”, (¿mejores?), imposibles (o difícilmente posibles) en esta realidad… un estado que diferencia, y por ello, suele generar miedos, distancia, alejamiento…

Sin embargo, hay tanto por y para aprender de los llamados locos…

La coherencia; la posibilidad de creer en otros mundos posibles; la capacidad de ver “más allá”; la fortaleza de arriesgarse a romper con lo “habitual”, lo “esperable”, lo “predecible”; el coraje de traspasar las fronteras de lo “normal”…

Una locura, que entre “cuerda y loca” de cuenta de otra forma de ver, ser y vivir… y amplía el abanico de posibilidades… locura que también moviliza, desestructura y anima…

Y quizás de eso se trate…
…De animarse a vivir “sin miedo a la locura”… de permitirse ser “un poco loco”… jugar esa locura que nos encuentre con esos otros “tantos locos” que creen, sueñan, intentan, apuestan y se atreven a correr riesgos…

…Locos que buscan y se buscan, se encuentran, reencuentran y reconocen…y eligen seguir luchando por esas otras posibilidades, porque “entre locos se entienden”.. y porque avivan juntos la esperanza de que es posible…


Y es con esos locos, con quiénes elijo compartir y transitar el camino…
(porque al fin y al cabo, quizás la locura sea rasgo de salud mental…)



martes, 16 de febrero de 2010

Como fantasmas…


Están por todos lados y en todas partes…

Generalmente asociados a cargos/puestos de poder y jerarquía...

No es difícil reconocerlos, transitan e irrumpen en los espacios “anunciando” su llegada… fiel a su “egocentrismo patológico”… sonríen superioridad…

Enuncian discursos en los que se presentan como generosos, humildes, bondadosos…sin embargo, cada una de sus acciones, responden a un solo propósito: sus necesidades e intereses…

Fácilmente se cae en sus hechizos, te hacen sentir “parte de ellos”, siempre y cuando, acuerdes y afirmes sus ideas, sus logros, sus saberes…no te atrevas a cuestionar…porque inmediatamente te vas a convertir en “blanco” de sus ataques y desgracias…


Son inteligentes, demasiado quizás…juegan con la manipulación, la culpa, el miedo…

Dueños de una habilidad maravillosa para responsabilizar de sus errores a cuanto sujeto los rodea… ellos son las “víctimas”…”el mundo” conspira en su contra… (en “su” mundo, claro…)

Construyen escenarios ficticios, y actúan en ellos el papel de “salvadores”, viven desde su mirada (distorsionada pero funcional) la realidad en las que ellos quieren vivir.

Con rasgos y características de personalidad psicótica, dañan, destruyen todo aquello/ aquel, que no conjuga con su lógica ilógica, y no sienten jamás culpa ni arrepentimiento…

Así son, viven, se reproducen y transitan los inmorales “ moralizadores”…

Implica riesgos salir de “su rebaño”, pero bien vale correrlos…


"..Si no fueran tan temibles
nos darían risa.
Si no fueran tan dañinos
nos darían lástima.
Porque como los fantasmas,
sin pausa y sin prisa,
no son nada si les quitas
la sábana..."
J.M. Serrat



jueves, 4 de febrero de 2010

Días como esos...



en los que el tiempo deja de ser aquello que marcan los relojes, para convertirse en un sinfin de eternos momentos, delimitados "únicamente", por el ritmo que dictan las ganas;

Días como esos… en los que la turbulencia deja de ser lo frecuente, para constituirse tan sólo en parámetro, que permita diferenciar a ésta, de “los tiempos de tregua”;

Días como esos... en los que la mejor melodía es la que hace sonar el viento, al jugar con las hojas de los árboles, el agua de los ríos, del mar…

Días como esos... en los que la armonía deja de ser el intento de equilibrio entre uno y el contexto, porque es el contexto mismo el que obliga a la armonía interna;

Días como esos... en los que bajo la sombra de un árbol, uno puede reconocerse como mínima partícula de esta inmensidad…y lejos de sentirse ínfimo, celebrar y hasta agradecer - si se quiere - porque así sea…

Días como esos… son los que me permiten reafirmar que mi lugar, no es aquel donde el paisaje deslumbra, hechiza, fascina… precisamente, sino en aquellos espacios, dónde todavía queda por descubrir “algo” de magia, una brecha, un margen, una posibilidad…(al menos eso creo/ siento por ahora);

Días como esos... son los que invitan a disfrutar de cada instante, que redescubren y resignifican lo cotidiano, lo esencial, lo puro…

Días que no son de “esos días” si con quiénes se comparten no son de las “buenas compañías”…

…porque son esos días justamente, los que permiten reafirmar que gracias a ellos, no hace falta querer ni necesitar vivir 100 años como dice aquella canción, alcanza con esos instantes para ser feliz y sentirse “vivido”…



Y de esos días vengo… con más motivos, ganas y fuerzas para seguir andando el camino…

…Porque para eso también valen los “tiempos de tregua”…¿no?



domingo, 17 de enero de 2010

Hasta la vuelta...


"Sin prisa, pero sin pausa", como dice el Gran Serrat en la canción, llegó este nuevo año.

Un año que recién comienza, pero que desde su primer día, ya me ha regalado muchos de esos instantes que hacen que la vida se "llene" de lo esencial para seguir andando, soñando, creyendo, haciendo.

Y con ello, la búsqueda reanimada de hallar palabras, que enlazadas, trasmitan algunos de esos momentos, de esos instantes, de esas "gentes", de los sentires que implican.



Sin embargo, se hace notar el cansancio del año que se fue y cuesta sentarse a escribir (como durante todo el año), así que dejaré esta cuenta pendiente para la vuelta de las vacaciones.

Y quién dice, quizás... este blogcito después de dos años, también necesite ser renovado... algo intentaremos... veremos luego, que resulta...

Y espero/pretendo también para este año, que pronto vuelvan los post de verdad... ésto no es más, que un comentario que deseaba compartir...



Hasta la vuelta entonces y qué tengan unos lindos días ;-)


Mientras, les dejo una canción (una de mis preferidas):







☺ Besotes ☺


 

Ya pasaron...

☺ Gracias...

... por seguir compartiendo primaveras, y por intentar, a pesar de todo, y todos...florecer siempre ☺

RESPIRANDO PRIMAVERAS Copyright © 2009 Flower Garden is Designed by Ipietoon for Tadpole's Notez Flower Image by Dapino