viernes, 28 de marzo de 2008

Equilibrios en pleno desequilibrio...

"Cuando uno sabe lo que quiere, siempre lo encuentra" esta frase que se escucha frecuentemente, en estos dìas en particular me dejó pensando, más aùn, en este contexto en particular que obliga a la reflexión, entre otros aspectos, sobre la direccionalidad, los proyectos, los ideales de cada uno, los que quisiera que fueran los societales, y con ello los diferentes modos de alcanzarlos.

Y en ese intento de reflexión, me detuve en lo dificil que es encontrar y sostener el equilibrio, en lo complejo que se hace hallar el justo medio que nos permita seguir resistiendo y haciendo, ¿cómo sostener la necesaria calma para la acción reflexiva y no la impulsiva, en un contexto donde las desigualdades son cada vez mayores y las inequidades cada vez más desproporcionales?; ¿cómo hacer para hablar de un mundo en paz, cuando la cotidianeidad nos enfrenta constantemente a situaciones violentas, partiendo de la vulnerabilidad permanente de derechos?; ¿cómo no preguntarse si tiene sentido la lucha diaria, cuando uno escucha que se le pregunta a la gente que significa el 24 de marzo, y responden un feriado por semana santa?; ¿cómo evitar no caer en la insensibilidad, como mecanismo defensivo, frente a tanta crueldad diaria?; ¿cómo hacer para no sentir ganas de dejar todo, y huir a seguir reproduciendo el individualismo tan vigente en estos tiempos?

Sin embargo, en el medio de este caos, de este desequilibrio, uno se encuentra compartiendo sentires, ideas, proyectos con otros tantos, que siguen enunciando a pesar de todo intento de silenciarnos; que siguen haciendo a pesar de sentir tantas veces el cansancio, de no sólo escuchar sino de padecer las injusticias; que siguen avanzando, andando, superando el peso de las barreras que pretenden limitarnos a diario; que están convencidos de que es posible cambiar las cosas y por eso vencen ante tanto intento de desvanecernos; que siguen respetando y actuando desde la pasión que genera el aspirar a tranformar lo establecido, lo impuesto.

Y como parte de la búsqueda de ese equilibrio, de no permitir que nos derribe la frustraciòn de no alcanzar la meta esperada en el tiempo deseado, es tener en claro y presente que la transformación no es algo inmediato, pero si es una constante las revoluciones, transformaciones cotidianas, que tenemos mucho por hacer en ello, y sin dudas eso renueva y demuestra que es posible sostener con plena convicción el ideal de una sociedad justa con equidad e igualdad, y màs aún cuando nos permitimos la libertad de actuar desde y con esas convicciones, sin autoimponernos limitaciones, sin entregrase, resisitiendo y es en esto donde yo encuentro el equilibrio para seguir andando...


No te entregues corazòn (se puede escuchar acà la canción)

domingo, 16 de marzo de 2008

EsperanzAndo...

“No creas lo que tus ojos te dicen.
Sólo muestran limitaciones.
Mira con tu entendimiento, descubre lo que ya sabes,
y hallarás la forma de volar”.

Richard Bach

Si bien desde hace un tiempito, en lo personal, el cansancio moral en un sentido general se hace sentir y, más aún desde lo profesional, cuando se suman algunas decepciones de personas que eran de gran referencia; en estos últimos dìas, pequeñas situaciones me han permitido seguir des-cubriendo, que todavía es posible modificar las cosas y sobretodo, renovar las esperanzas de que se puede lograr, que hay gente que cree lo mismo y actúa en consecuencia (y afortunadamente nos encontramos).

Por ejemplo, frente a la pasividad/mutismo de una mayoría que no hace màs que sonreir cuando escucha toneladas de incoherencias, injusticias, explicaciones ilógicas; una minoría siente la necesidad de decir, repreguntar, exigir, proponer; resultado: la minoría fue escuchada (por primera vez en años) y entre otras cosas, se logró que la coordinación del equipo de trabajo estè a cargo de una de ellas, lo cual permite mayor libertad de acciòn y poder exigibilidad, ademàs de ser una profesional idónea (poco habitual en las instituciones estatales) honesta y leal con un grupo, como pocas veces he visto (¡¡esa es mi compañera!!).

Asimismo, en espacios en donde uno se sentía que era parte, deseaba serlo y trabajaba para ello, y que estaba convencida de que las diferentes percepciones, ideas enriquecìan a un grupo y que eran siempre bienvenidas...por una razón u otra hoy se nos "anima" a que nos tomemos una licencia...y frente a esta invitación a retirarse; increiblemente e inesperadamente, ya otra gente y nuevos espacios nos han abierto las puertas y con un reconocimiento nunca antes trasmitido.

Frente a tanto invidualismo, tristeza, amargura que se siente en estos tiempos, gente joven ("los perdidos") sigue creyendo y apostando a la unión, al amor para toda la vida. En estos dias tuve un casamiento, y no sòlo que había mucha alegrìa en el ambiente (y si, recien se casan), sino que la fiesta fue producto de la cooperación, la solidaridad de todos y cada uno de los participantes (principalmente de los más jóvenes), y fue muy lindo ver como las cosas cuando se hacen en conjunto, salen màs que bien, cuando lo esencial supera lo accesorio.

Y si todo sale como parece, en breve, el proyecto de alquiler propio (no da el presupuesto para ser propietaria) va a concretarse...

En fin, en un año que empezó con varios sinsabores, con incertidumbres, con ganas debilitadas, con estas pequeñas y grandes cosas, las esperanzas de que los cambios son posibles fueron fortaleciéndose, quizas sea como dice el Poeta "lo hermoso nos cuesta la vida" y en ese aprendizaje que es vivir, sólo basta con mirar un poquito màs allà para hallar siempre la forma de volar.


¡¡PERDON POR LA EXTENSIÒN!! :)

sábado, 8 de marzo de 2008

MUJERES...

Si bien a mi mucho los dias especificos de "festejo" no me convencen, porque creo que deberían ser celebraciones y reconocimientos permanentes, diarios; hoy día de la mujer, y teniendo en cuenta la lucha de siempre por la igualdad de oportunidades (como parte de tantas luchas), no puedo evitar pensar en ese grupo de Mujeres que conocí hace unos años, con quiénes tuve el privilegio de trabajar un tiempito y aprender mucho de la vida y de cuàn fuerte puede ser el mal llamado "sexo débil".

Hablo de un grupo de mujeres, que fueron víctimas de violencia, y que se encontraron en un espacio, en un tiempo común, luchando para salir de ese círculo, intentando re-encontrarse y des-cubrirse, en un proceso que les fue permitiendo de a poco, reconocerse en primer lugar como personas y después como personas valiosas, capaces y maravillosas.

Y en ese mismo proceso, pudieron identificar sus potencialidades, la posibilidad de proyectar, no sólo individualmente sino también grupalmente, de crecer, de avanzar, de ser protagonistas de su vida; y como resultado de ello, hoy estas mujeres, son las que llevan adelante una Mutual, un programa de radio, estudian, y trabajan para que otras de las tantas mujeres que son víctimas de violencia puedan encontrar un espacio que las acompañe a salir de ello y revivir.

Lamentablemente mujeres siguen muriendo por ser victimas de violencia, muertes evitables si existiesen políticas que realmente trabajaran con este problemática, si las instituciones no las culpabilizaran, no las maltrataran aún más, si hubiese gente idónea en los espacios correspondientes, en definitiva, si se haria lo que se debe para garantizar el bienestar de la gente...

Sin embargo, y a pesar de ello, sigue habiendo espacios, donde las mujeres pueden permitirse renacer una vez màs y sentir que pueden y se merecen (ademàs de que les corresponde) tener igualdad en las oportunidades, en los espacios, en la sociedad... gracias por haberme permitido acompañarlas en parte de esa lucha cotidiana...


domingo, 2 de marzo de 2008

El cansancio moral en estos tiempos...

Esta semana mientras buscaba material sobre cansancio moral para algo que estaba escribiendo, y escuchaba informes sobre la "juventud perdida"/ "los chicos de ahora", vinculados con drogas, conductas sin proyectividad y demás cosas que hay que escuchar; y al mismo tiempo tenía el privilegio de escucharlos a ellos, "esos chicos de ahora", yo me preguntaba si antes de decir todo eso, pudieron a pensar cuál es el impacto de nuestro cansancio moral en los grupos más vulnerables, particularmente en la juventud, o peor aún en los adolescentes.

¿Ellos están perdidos o nosotros los estamos perdiendo?, es muy dificil que en una sociedad adolescente, donde todos intentan ser eternamente adolescentes, los propios adolescentes encuentren un espacio donde poder sentirse parte de algo, donde encontrar seguridad que les permita proyectar, verse màs allà de lo inmediato, un espacio en donde puedan confiar, creer en que algo puede hacerse, en que tiene sentido hacer las cosas "bien", en que algo puede modificarse y hasta que es posible imaginar una realidad distinta, de la cual pueden ser protagonistas.

Cómo pretender que ellos puedan vivir diferente, si lo que les estamos trasmitiendo no es màs que individualismo, inestabilidad, la sensación de que ya todo está pérdido y por eso, nada se hace, nada se dice, nada se intenta, nada tiene sentido, y peor aún, cuando hablan de honestidad, los tratamos de ingenuos o estúpidos.

Es verdad que estamos en un contexto, donde se hace casi imposible no caer y sentir el cansancio moral, no perder las esperanzas, o sentir que ya está todo determinado y nada puede hacerse frente a tanta calamidad, injusticia, mostruosidad; pero también es cierto que si no logramos que estos adolescentes puedan convencerse de que pueden ser protagonistas de otra historia, de que es posible cambiar las cosas, ya nada nos queda.

Alcanza con tan sólo escucharlos, y ofrecerles (realmente) un espacio para ellos, para darse cuenta que tienen mucho para dar, sólo hay que apostar a ellos y acompañarlos para que se animen a andar y no se sienta solos en este escenario de desencanto permanente, para que puedan resistir y vencer ese cansancio moral, y para que ellos y nosotros nos demos cuenta de que definitivamente no son ellos los perdidos...

De re-comienzos…

(…Y caminos) -A veces la indignación es un sendero de migas de pan para volver al camino, ¿no? -Sí, quizás sean el camino mismo....